Un día decidió no volver a hablar con él, consciente de que todas sus preocupaciones, todas las inquietudes de las que le hacía partícipe, solo servían para engrosar su literatura.