Sentado en la butaca, observaba Andrómeda tras el cristal. Lo incomodaba saber que se aproximaba, veloz en el espacio, lenta en el tiempo humano, sujeta a la naturaleza de lo celeste. De alguna forma se sentía partícipe de un hecho al que nunca asistiría. —Me preocupan las distancias. La doctora anotó algo en un cuaderno. ...