Es uno de enero y los días siguen decreciendo en el hemisferio norte: algo parece haberse desajustado en los ciclos de luz que rigen la tierra. Lo atribuyen a un comportamiento inesperado del sol que, según las primeras mediciones, muestra patrones de actividad magnética distintos a los que corresponden a la época del año, más ...