Le preguntó por aceite para el motor. Siete millones de resultados. ¿Bombillas? Unos 25 millones. A ver qué sabes de cremas faciales. Cerca de 68 millones de resultados.

¿Cuándo llegaré? Pregunta para un día cualquiera. ¿Cuánto durará esto? Para la cuarentena. ¿Cómo hacerme rico? Corrección: ¿cómo hacerme rico ahora? Para qué disimular la necesidad. ¿Me quiere? ¿Me quiere aún? ¿Cómo ha podido dejarme? ¿Cómo soportar las ganas de llorar? ¿Cómo soportar? ¿Quién soy? ¿Soy? ¿Qué es ser?

Acarició la pantalla con la punta de los dedos y adivinó al dios detrás; ubicuo, tanto como antaño, pero estrechamente ligado al instante, adalid del presente, rebosante de respuestas. Satisfacía sus inquietudes de creyente medio. Aliviaba sus pesares. Sugería nuevas preocupaciones.

Estaba tan perdido.

Sobre Aner

AnerHay indicios de que nací en el 82. Escritor, pensador, compositor y físico teórico. Qué va, es todo mentira, maldita sea. Soy diseñador gráfico. También hago canciones pegadizas. Pero ante todo soy persona. Persona humana, en concreto.